Martes, 18 de octubre de 2005
Publicado por negraycriminal @ 9:05
Comentarios (1)  | Enviar
La ?ltima vez que estuve con V?zquez Montalb?n, hace seis meses, pude decirle, delante de trescientas personas, lo que ?l significaba para un escritor, periodista y ciudadano de izquierdas como yo. En aquella ocasi?n, Manolo daba una charla en el Aula de Cultura de Alacant y a m? me hab?an encargado la presentaci?n. Por decir la verdad; por hablar del poeta, del militante, del narrador y del periodista, Manolo respondi? que le hab?a tratado tan bien con mis palabras que volver?a en cuanto le llamaran. No ha podido ser. Y a m?, al menos, me queda la satisfacci?n de haberle rendido en directo ?y sin saberlo- mi sincero homenaje personal.
Manolo fue para m? un maestro generoso, lleno de iron?a y compromiso. Al final de la conferencia en la que recorri? toda su obra literaria, un se?or del p?blico tom? el micr?fono y pregunt?: ??Le ha sido muy dif?cil escribir El embrujo de Shangai??. Manolo le escucho pacientemente y respondi? con voz seria: ?Absolutamente nada, porque esa novela la escribi? Juan Mars?. Inasequible al desaliento, el mismo asistente a la conferencia hizo otra pregunta: ??Y Rabo de Lagartija??. Sin inmutarse, Manolo respondi?: ?Esta tampoco me cost? demasiado, porque tambi?n la escribi? Juan Mars?. Estaba acostumbrado a escenas parecidas y las viv?a de manera estoica. No en vano una se?ora, durante una firma de libros en El Corte Ingl?s, le hab?a confundido con el franquista Fernando Vizca?no Casas (que ya es confundir). Esta imagen de Manolo es la que m?s me gusta, y as? lo recuerdo. Hoy, como escribi? Pavese (que tanto le gustaba), me estremece sentir la ma?ana como si ninguno de nosotros estuviera despierto. Qu? orfandad. A pesar de la muerte, venceremos.

MARIANO S?NCHEZ SOLER. Escrito el d?a de su muerte

Comentarios
Publicado por Invitado
Mi?rcoles, 21 de diciembre de 2005 | 13:27
No me alagro de que la haya palmado, y a diferencia de ?l, que brind? con champam la muerte de Franco, yo noovoy ni a molestarme en recordarle. Andreu Nin