Jueves, 23 de marzo de 2006
Publicado por negraycriminal @ 9:21
Comentarios (0)  | Enviar
Francisco Gonz?lez Ledesma nos lo dijo pero dud?bamos.
Un cierto rubor pero mucho placer nos lleg? con la lectura de este fragmento que aparece en Historia de mis calles
.



?Soy cliente_mejor, amigo_ de una librer?a milagrosa que est? en un local semiclandestino de la calle de la sal, en la Barceloneta de los pisos peque?os, los bares ruidosos y las sardinitas pagadas a plazos. La librer?a se llama, aunque no tiene ni r?tulo, Negra y Criminal, y Paco Camarasa y Montse Clav? la sustentan sin m?s capital que su buena fe y su esperanza. Son casi los ?nicos libreros vocacionales que existen en Barcelona, un oficio en rigurosas v?as de extinci?n. All? me encuentro con j?venes escritores hechos a todo, cr?ticos que husmean y lectores que aspiran a morir leyendo un libro. Me encuentro tambi?n con cronistas y hombres de dentellada r?pida, como Juan de Sagarra, y hasta con un juez, Fern?ndez Oubi?a, quien quiere que yo ingrese en una pe?a para hablar de este mundo que se escapa. Pero Oubi?a no debe de tener demasiada confianza en el grupo, porque la pe?a se llama ?La lamentable pe?a?.
Todav?a existen rincones en Barcelona donde sientes la vida que palpita en las ventanas.?


Comentarios