Martes, 13 de junio de 2006
Publicado por negraycriminal @ 10:18
Comentarios (0)  | Enviar
"Nada parece distinto en esa sucia y fr?a noche de invierno: el mismo trabajo, la misma parroquia, id?ntica rutina. Luisa friega detr?s del mostrador y Manolo Lacruz, encargado del tugurio, recoge restos de cenas, limpia mesas, api?a vasos... Todo igual que siempre hasta que:

?Co?o, Lacruz, qui?n te ha visto y qui?n te ve.?

Es El Burradas, irrumpe el pasado, ese tiempo en el que Lacruz era miembro de la brigada antiatracos y cre?a posible una polic?a mejor...

?El cuerpo me dej? a m?. Y ahora estoy con mal cuerpo. (...)
Yo no quiero salir de este bar de mierda.?

El inopinado visitante trae noticias.

?El otro d?a, vi a Cast?n. Como un se?or, como un ministro.?

... y la dolorosa menci?n, y su ins?lita petici?n (?Necesito una lambea?, una pistola), liberan una riada de recuerdos de una Espa?a en la que los socialistas reci?n llegados al poder se concentraban en la limpieza de las Fuerzas Armadas y se olvidaban de la polic?a, donde los Lacruz conviv?an con otros que convert?an su oficio en un chollo indigno...

?Hace tiempo que Cast?n trabaja con este julay.
Le cobra deudas de morosos, le hace de escolta, cosas as?. Y el t?o es generoso.?

... y quebrantaban la legalidad, tambi?n la integridad de quienes, culpables o inocentes, qu? m?s daba, ca?an en sus garras.

?Llevaban porras en la mano. Porras largas, de antidisturbios.
Cast?n, el Pumba y el Triste.?

Porque cre?an que un poli era dios, y que nada hab?a cambiado. Peor a?n: que ellos lo pod?an cambiar todo.

?En aquel momento, Rafael Vera no me sonaba de nada.
?Pues toma nota del nombre porque te sonar?.?

?Existen sospechas de que ?sa fuera la primera acci?n del GAL.?

El futuro, nada glorioso por cierto, se incubaba en aquellos primeros a?os de una democracia llena de limitaciones, cuando Lacruz, madero charnego que estudiaba derecho y aspiraba a mejorar el cuerpo, tuvo que darse por vencido. Y ahora viene El Burradas...

?Co?o, Lacruz, qui?n te ha visto y qui?n te ve.?

Y le pide lo que le pide y le mienta a Anselmo Cast?nhijoputa. Quince d?as despu?s, quienes traspasar?n la puerta de su ?bar de mierda? ser?n sus antiguos compa?eros, los polic?as. Le acusan de atraco a mano armada y del asesinato de Cast?n. El pasado nunca se acaba...



PIEL DE POLIC?A
Andreu Mart?n/ Carles Qu?lez

Roca Editorial

Comentarios