S?bado, 20 de enero de 2007
Publicado por negraycriminal @ 11:06
Comentarios (1)  | Enviar
OPINI?N/ XAVIER MORET
El Peri?dico 20/01/07


La cosa negra




No hace muchos a?os, la novela policiaca pasaba por un momento tan bajo que cuando hablabas del g?nero negro hab?a quien cre?a que te refer?as a la lencer?a fina. Nada que ver, por supuesto, aunque la lencer?a a veces asome la cabeza por la novela negra. Pero como en la vida todo va a trompicones, resulta que ahora la novela negra est? de moda. Va como va: un d?a se la considera una subliteratura indigna y, pasado un tiempo, los intelectuales m?s conspicuos la reivindican como modelo de eficacia narrativa. Por suerte, el g?nero cuenta siempre con lectores fieles e impulsores infatigables, como Andreu Mart?n o Paco Camarasa, que ha hecho de la librer?a Negra y Criminal una referencia indispensable.
Dentro de unos d?as, del 5 al 10 de febrero, se celebrar? en Barcelona el Tercer Encuentro de Novela Negra, que este a?o contar? con la presencia del gran Henning Mankell, un sueco poco dado a mostrarse en p?blico que en gran parte es responsable del renacimiento del g?nero. Justo cuando la novela negra de EEUU se hab?a convertido en una mon?tona repetici?n de persecuciones y disparos, autores como Mankell han sabido devolverle una dimensi?n humana, social y literaria que ha encontrado la complicidad de los lectores.
Europa, con nombres como los de Mankell, M?rkaris, Camilleri, Rankin o Indridasson, es ahora el escenario de una novela negra en la que, ade- m?s de las caracter?sticas habituales del g?nero, juegan un papel importante el factor humano y el entorno social. Con novelas como estas est? garantizada la emoci?n que transmite la buena literatura. Que sean negras o blancas es absolutamente secundario.

Comentarios
Publicado por Invitado
Lunes, 20 de octubre de 2008 | 3:24
Gui?odesquiciadodesquiciadoinvasorinvasorinvasorinvasorSonrisaRebotadoPayasouihyuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu