Martes, 10 de junio de 2008
Publicado por negraycriminal @ 12:01
Comentarios (0)  | Enviar







RG   1.- RIYAD-SUR-SEINE

Pierre Dragon – Frederik Peeters

112 Páginas. Color

Astiberri Ediciones

 

            El dibujante de esta serie, Fredrik Peeters, se ha labrado una fama de dibujante comprometido gracias a su serie “Píldoras Azules” sobre una pareja que planean su futuro, y uno de los dos es seropositivo. Es un autor que suele tocar temas que se alejan del género y con desde una perspectiva que juega con las emociones y los sentimientos.

            Y para realizar esta serie se ha asociado con “Pierre Dragon”, un seudónimo bajo el que se esconde un agente de los RG (Servicios Secretaos franceses) que afirma que puede contar las cosas que recuerda siempre y cuando “sean poesía”.

            En este primer episodio se han camuflado los nombres y los datos mas concretos, pero todo el álbum respira veracidad.

            Resulta extraña la mezcla de un hombre enamorado de la acción, y que ha vivido de ella toda su vida, con otro que ha se gana la vida en el mundo de la reflexión intimista.

            Me atrevería a decir que el guión técnico ha sido realizado por Peeters, aunque haya hablado muchas y muchas horas con “Pierre Dragon” que es el que le suministra el eje argumental y las múltiples anécdotas y detalles cotidianos que convierten la historia en una ventana por la que observar que no todos los agentes de los servicios Secretos son como James Bond.

            Una historia llena de miradas y silencios. Y que nadie piense que una mirada y un silencio es propio de un género mas romántico. Un jefe que avisa a su subordinado que ha de dejar un caso “porque ha ido demasiado lejos” es una escena en la que caben muchas miradas y muchos silencios.

            Una historia que comienza el 7 de Julio del 2003 y que transcurre en París. Un París del que se ensorean algunos jeques árabes, y que provoca que algunos llamn a la ciudad “Riyad-Sur-Seine”.

                                                                      
JuanJo Sarto.






Comentarios