Martes, 28 de julio de 2009
Publicado por negraycriminal @ 13:08
Comentarios (0)  | Enviar


 

De: jm
Enviado el: lunes, 27 de julio de 2009 18:56
Para: [email protected]
Asunto: saludos y foto

 

Mi querido Paco, va una foto de cuando llegué por allí al sitio de NyC en la SN... Fue un gustazo conocerte, viejo. Ahí seguimos en contacto, salucita y un abrazo que descuaderne un poco. Mil gracias.

 moch

 






-- Es México un caldo de cultivo ideal para la novela negra?

--Sin duda. La realidad que nos toca padecer nos lleva a hacer esta postal literaria del espacio-tiempo, del entorno, de la violencia cotidiana. De esta manera ciertamente triste, los mexicanos hemos ido perdiendo, no la capacidad de asombro, pero sí la de espanto. Claro que lo mío también contiene una deformación periodística, no puedo escribir divorciado de los acontecimientos diarios...

-- Su próximo proyecto?

--Estoy trabajando en dos. Una tercera novela policiaca, con la que terminaré una trilogía de novela puramente negra, y otra que está desfasada en el tiempo, pero no me atrevo a decir que sea histórica. También recoge aspectos negros de la sociedad mexicana, pero la de 1930 o 1940.

-- Qué le atrae del género negro?

--La taxonomía me parece peligrosa, porque aunque la han clasificado como novela negra y me han invitado a la Semana Negra, yo mismo me dije que lo era, para facilitar las cosas. Lo que pasa es que soy un tipo muy morboso, y con mis propias perversidades. Me parece algo muy lúdico, como un juego exquisitamente cruel, tomar la materia prima de todos los días, que es la mierda de la sociedad mexicana, y hacer con ella algo artístico. Para eso utilizo una herramienta muy pura que es el lenguaje, y yo me encargo de mancillarlo. La idea es tomar de la realidad mexicana algo que es horrible, como un asesinato, un narcotraficante y hacer con ello una obra de arte.

-- Busca que la gente se conciencie del problema que hay en México?

--Yo no escribo libros didácticos. Lo mío es un cinismo purificado, trato de destilar mucho mi cinismo. Yo no le quiero dejar una lección a nadie con el libro, es más bien un retrato. La taxonomía es un artificio comercial, peligroso y muy perverso y yo quiero pensar que mi novela pueda permanecer a muchos subgéneros.

-- La legalización de las drogas solucionaría el problema de la violencia por el narcotráfico?

--Si le quitas el plural, sí. La legalización de la droga. Yo legalizaría solamente la marihuana, porque es la droga de gancho, de introducción. Es la que crea el gran fenómeno posterior del narcotráfico de drogas duras. Hay claras muestras en Europa de que no es una mala vía. Abate sobre todo la violencia, y mucha gente no lo sabe, me lo discute y me lo niega, pero te puedo decir que el marihuanero, quien cosecha y comercializa marihuana, es el que gana más dinero. Tiene los más altos márgenes de beneficio y los menores riesgos.

-- Qué aborda en su última novela titulada 
Dónde estás alacrán?

--Bueno, sí, hablo básicamente de la búsqueda de un bicho peligroso. Gabriel Farías, apodado El alacrán. Además, el título obviamente alude a que la primera tendencia de un alacrán es esconderse debajo de una piedra. Y siempre es peligroso buscarlos, porque pican.

-- En quién se inspiró para crear al protagonista, su padre, Guillermo Farías?

--Es un Frankenstein . Está construido de muchos políticos mexicanos que suelen ser mafiosos impunes, y yo escribo con afán de venganza vudú. Lo meto en la cárcel durante 25 años y luego lo someto a un arrepentimiento moral terrible que lo carcome en la vejez. Eso le lleva a buscar el hijo que abandonó en su huída. Es el argumento central de la novela, de la que se desprenden muchas sorpresas. A Farías lo construí a partir de todos los políticos que he ido sufriendo a lo largo de mi vida. Tiene un poco de todos, aunque más de la vieja cepa de políticos ladrones y asesinos.

--Es la segunda parte de una trilogía. Cómo será la tercera?

--La tercera es una novela más intimista, quizá más negra, porque ya no trata tanto de política aunque ésta siempre permanece como un elemento presente. Es la historia de un muchacho de buena familia, sicario y homosexual. Es un personaje que a va ser interesante situado en México, donde hoy vivimos una homofobia rampante del siglo XVIII.

-- Conocía la Semana Negra? Qué le parece?

--La conocía, pero no nunca había venido. Me ha fascinado, es divertidísima. Voy a muchas ferias del libro y una cosa que siempre critico es que me parecen solemnes. Yo prefiero el asunto literario más acercado a la gente y al lector de a pie. Lo que me gusta mucho de la Semana Negra es que es democrática, entonces todos estamos en un mismo nivel de gozo.


entrevista en LA Voz de Asturias


Comentarios