Lunes, 22 de marzo de 2010
Publicado por negraycriminal @ 14:06
Comentarios (0)  | Enviar


Mason  por el momento, es solo un refugiado.

Unos dolorosos e inquietantes gritos de socorro  hicieron que el librero abriera la puerta y  saliera a la calle.

Un gato atigrado y pelirrojo cruzó el dintel  y pasó veloz entre las piernas del librero para  refugiarse en la librería. Veloz a pesar de  una notoria cojera  que descubrimos más tarde. Los vecinos y vecinas hicieron los comentarios habituales : “ que si lleva días en la calle”, “ que si se cayó de un balcón “,” que si era de una chica que se marchó”… 

Cuando llegó la librera, el librero le narró toda la historia gatuna.

Lo curioso fue entonces que por más que lo buscamos por la librería entre libros, cajas y papeles el gato no aparecía. Tras la infructuosa búsqueda la librera dudó de la veracidad de la historia.

 Pasó la mañana, y por la tarde el librero comenzó una  investigación rigurosa, pertrechado , como manda el canon detectivesco, de una linterna.

¡¡¡ Lo he encontrado!!!.

Unos ojos más asustados que inquietantes nos miraban  desde detrás de la estantería repleta de libros de Perry Mason.

Casi todos los nombres tienen una historia detrás.

Mason se dejó coger por la librera y ronroneo. Mason sabía lo que se hacía.

Ha pasado la noche tras el estante dedicado al personaje de muchas novelas Erle Stanley Gardner.

Esta mañana le hemos abierto la puerta de la calle ofreciéndole la libertad y nos ha mirado con curiosidad e indiferencia milenaria sentado bajo la H de Hammett.

Hoy es sábado, y a Andreu Martín, visitante asiduo de Negra y Criminal le hemos presentado a Mason. Andreu, ingenioso como siempre. ha dicho:
"Mason, un gato con nombre de “perry” ".

En Negra y Criminal no queremos gato.

Hubo una. Nuestra gata Lula.

La historia de Mason queda abierta. ¿Encontraremos a la chica que se marchó?...

Seguiremos informando.

 

El sábado por la mañana Mason sale de su escondite






Comentarios