Martes, 11 de enero de 2011
Publicado por negraycriminal @ 18:29
Comentarios (0)  | Enviar

?

La luz de las velas se hab?a extinguido; esa luz perennemente gr?cil resultado de un pabilo h?medo. Cirios ahora envueltos en l?grimas de cera, secas y con toques negruzcos, sin otro objetivo que el de apagarse, dejando aquel templo en penumbra, como si la oscuridad hubiera sido la conquistadora; y ellas hubieran llorado la muerte de aquel hombre que yac?a junto a la fuente de agua bendita dentro de un c?rculo de piedra.

Vanessa P.


Comentarios