Viernes, 29 de abril de 2011
Publicado por negraycriminal @ 12:58
Comentarios (0)  | Enviar

?

En La vanguardia, abril 2011

?

?Los que hemos amado?, Willy Uribe

Los Libros del Lince

?Camino de perdici?n?

?

??Ha escrito cr?nicas de surf, y es autor de un trabajo que quienes seguimos el nacimiento y la ?fugaz- primera ?poca del peri?dico Factual no hemos olvidado: fotografiar y escribir sobre los lugares en donde ETA asesin?, a la misma hora, hace cinco, diez o veinte a?os.

?Algo de ese mundo en donde todo puede ser normal, hasta que se es objeto de un gui?o raro -porque para muchos matar es parte l?cita de la vida-, estaba en su muy buena novela S? que mi padre me dec?a, publicada por el mismo editor (Enrique Murillo) que en su d?a lo descubri? con la novela Nanga, y que hoy recupera a Willy Uribe (Bilbao, 1965) con esta dura, muy dura y potente novela de dos chavales que poco y nada entienden de la realidad. O, m?s bien, uno de los dos s? que sabe las suficientes cosas como para ser art?fice de un crudo y obsceno enga?o.

?La terrible cuesti?n es que esto puede tratarse como un libro de iniciaci?n adolescente, el de un chaval del barrio de Algorta, en Getxo, llamado Sergio Santos que no tiene nada, adem?s de una madre en fuga y un amigo millonario que le dice cosas como ?Me gusta rodearme de gente interesante. Y t?, aunque pareces un tocho de madera, eres alguien interesante? Y Sergio se va con ?l en su coche, leyendo para distraerse una novelita de Marcial Lafuente Estefan?a y pensando en esas olas de madrugada, porque esto es todo lo que sabe y quiere hacer, andar arriba y abajo con su tabla de surf. En alg?n momento, les llega la noticia de que ?unos picoletos? han entrado a la brava en el congreso y se van a cargar la democracia.

? Pero el viaje de Sergio en aquel 1981, el accidentado regreso a Algorta y nuevamente el viaje (esta vez definitivo) lo lleva a otra realidad que est? construida con lo peor de cada gente, en Salamanca, en Madrid, y en todas partes. No hay piedad para ese chico fatalmente ligado a ese amigo suyo, hijo de un magnate del puerto de Bilbao, y a un hippie traficante que les deja su casa en Marruecos. Todo lo que pod?a seguir un buen curso se tuerce, como una mala marea anunciada.

?? Y las costas de Getxo, y all? al fondo Portugalete; todo tan hermoso y tan salvaje, tan cargado de mentira y abandono. Nadie ver? este territorio sin pensar en una chica de falda de colores arroj?ndose desde lo alto. Y en una madre ?qu? personaje- de la peor cala?a.?

?

?


Comentarios