Jueves, 09 de junio de 2011
Publicado por negraycriminal @ 17:42
Comentarios (0)  | Enviar

?

El Mundo.es Cultura/ Novela Negra

'Teresa Raquin', de ?mile Zola

?

?ltimos 'fiambres' con Teresa y Laurent

?

Mirar atr?s, a trav?s de esa especie de espejo retrovisor que es el paso del tiempo, para reparar en que muchas veces evoluci?n es sin?nimo de retroceso. Ocurre actualmente en materia literaria. Nos toca ir a paso de cangrejo. Sobre todo cuando paseamos por el lado menos salvaje de esos g?neros sacros que, para desgana de los sufridos lectores, las editoriales han decidido poner de moda.

??

El 'negrocriminal' entre ellos, pasto de autores de estilo facil?n, argumentos de primaria, nula sensibilidad moral y/o est?tica. Extra?a pachanga entre escritores 'renombrados' [por pesados y cansinos] y lectores que s?lo leen lo que mandan las listas de ventas. Caldo de noveluchas blandiblup y 'best-sellers' de ?nfima condici?n. Pues eso. Mirar atr?s es toparse, en contadas ocasiones, con obras maestras rescatadas del olvido por editores con criterio. Zola. 'Teresa Raquin'. Siruela. No hacen falta m?s comentarios.

?

O s?. All? vamos. "En 'Th?r?se Raquin' pretend? estudiar temperamentos y no caracteres ?nos advierte el autor en el pr?logo; y aqu? est? el quid de su cuesti?n?. En eso consiste el libro en su totalidad. Escog? personajes sometidos por completo a la soberan?a de los nervios y la sangre, privados de libre arbitrio, a quienes las fatalidades de la carne conducen a rastras a cada uno de los trances de su existencia. Th?r?se y Laurent son animales irracionales humanos". Ah? queda eso. Pretender poner las bases del naturalismo incipiente y lograr una novela negra que podr?a perfectamente haber sido escrita la pasada semana es un logro absoluto de Zola, quien parece estar tocado en esta novela por un dedo divino inspirador.

?

El resultado es un tri?ngulo de amor de lo m?s bizarro que, inspirado en el relato que de un crimen pasional facturaron los peri?dicos de la ?poca, se convierte en el epicentro de un volc?n que escupe una lava hecha de amor, seducci?n, asesinato, suicidio y muerte. Escupen sangre estos amantes de Le Pont-Neuf sobre el chaqu? de los moralistas de su tiempo. Todo est? ah?. En la historia de madame Raquin, Camilo, Teresa y Lorenzo. Retrato al natural del Par?s de mediados del XVIII con irredenta mujer fatal como protagonista absoluta.

?

Zola fue acusado de obsceno nada m?s publicar la novela. Dijeron que mostraba sin escr?pulos la vertiente m?s chunga de un vil crimen pasional. Ah? qued?. Con el sambenito de provocador y mercachifle tarantiniano alguien cuya obra, le?da hoy, adquiere categor?a de cl?sico por derecho propio. No olvidemos que Zola se le sigue leyendo a d?a de hoy en las escuelas francesas al ser sus libros polaroids de una ?poca escritas con el genio, el estilo y la verdad que toda gran obra literaria requiere. Eso tan infrecuente en la novela actual. Ha llegado el momento de releerlo aqu?, por estos pagos, y esta reedici?n es la mejor oportunidad para empezar a hacerlo. Me juego el anular de la mano izquierda, anillo incluido, a que hasta los lectores de Stieg Larsson o de Arno Strobel lo disfrutar?n como ni?os con un gormiti nuevo. Basta con recordar lo que dijo el autor al definir su novela. Animales irracionales humanos. Ni m?s ni menos.

?

?


Comentarios