Viernes, 05 de agosto de 2011
Publicado por negraycriminal @ 17:22
Comentarios (1)  | Enviar

?

publicado contenido en el grupo "Continuidad de la Semana Negra."

?David Torres Ruiz 04 de agosto de 2011 19:24?

?GOEBBELS EN ASTURIAS

(publicado anteriormente en El Mundo el pasado 29 de julio)

Hay temor, lo sigue habiendo, a que la ?ltima muda de calzones pol?ticos en Asturias liquide la Semana Negra de Gij?n. Se habla de gastos desmesurados y de derroche, cuando pocos fastos culturales (por no decir ninguno) salen tan baratos y a la vez tan rentables como esta fiesta grande de las letras, este alboroto de la inteligencia donde la intriga viene envuelta en bocatas y los cr?menes se escancian a ritmo de sidra. Ya quisieran muchos ayuntamientos espa?oles contar con una publicidad, un prestigio y un llenazo como el que consigue, a?o tras a?o (y van m?s de 20), la Semana Negra.

Goebbels dec?a que en cuanto o?a la palabra ?cultura? sacaba la pistola. Algo de ese reflejo autom?tico les ha quedado a ciertos concejales con alma y ce?o de Luger, esos mun?cipes retr?grados que a?n confunden la cultura con la lista de los reyes godos. No les molesta tanto el ruido ni las tertulias mayoritariamente zurdas como la poca seriedad de esos fulanos con carn? de intelectual que van por la feria dando bandazos, algunos muy mamados y otros muy bebidos. Les molestan esas escritoras de escotes abismales que ni siquiera se molestan en disimular con unas buenas gafas. Les molestan esos libreros que, en vez de esconderse tras una barricada de papel, tratan los libros como si fueran cartas de amor en busca de due?o. Les molestan esos editores que, expuestos a la luz, hasta parecen seres humanos. Les molestan esos periodistas que pierden la perspectiva y acaban con la camisa manchada de vino y los teleobjetivos a guisa de matasuegras. Y les molesta sobre todas las cosas que no haya manera de distinguir entre lectores y escritores, que toda esa fauna ande junta sin mantener una distancia m?nima de seguridad, un decoro. D?nde iremos a parar, si hasta dejan entrar ni?os.

El gran pecado, el imperdonable pecado de la Semana Negra de Gij?n es haber desterrado el co?azo solemne y selecto en que suele consistir todo acto cultural para travestirse en una misa negra a pleno sol, un aquelarre democr?tico donde el buen humor, los churros, el alcohol y los libros conviven como deben convivir personas, animales y cosas: pring?ndose los unos a los otros. Es l?gico que el poder, sea del signo que sea, se alarme cuando siente que una semana consagrada a la novela negra resulta m?s adictiva y electrizante que un a?o entero de telebasura. No se puede consentir que un arma de introspecci?n tan poderosa como la literatura posea la belleza y la malicia de una de esas rubias de Chandler que caminan sobre cuchillas. Y que adem?s vaya del brazo de toda esa gentuza, no hay derecho.

?

??

?


Comentarios
Publicado por Invitado
Viernes, 05 de agosto de 2011 | 18:34

Que la gente se divierta siempre les molesta.