Lunes, 03 de octubre de 2011
Publicado por negraycriminal @ 6:40
Comentarios (0)  | Enviar

 

 

"La riqueza de una nación no está en la Bolsa, sino en sus libros"

El escritor islandés Arnaldur Indridason leerá el discurso inaugural de Frankfurt

La Vanguardia/ Cultura | 02/10/2011

 Xavi Ayén, Barcelona

 

Islandia, literatura en erupción Con sus ademanes campechanos, como de leñador fortachón, a Arnaldur Indridason (Reikiavik, 1961) parece no pesarle la responsabilidad de haber sido escogido para pronunciar el discurso inaugural de Frankfurt 2011. Es el escritor islandés que más vende enel mundogracias a los casos de su inspector Erlendur Sveinsson, con el que, dicen, inventó la novela negra islandesa en 1997.

 

¿Ya ha escrito el discurso? ¿Puede adelantarnos algo?

 

Diré que estos tiempos de crisis nos dan la oportunidad de ver que la riqueza y los valores reales de una nación no son sus acciones en la Bolsa o sus bienes terrenales, que siempre desaparecen, sino lo que queda, indestructible, después de los siglos: la literatura.

 

¿Es verdad que ustedes no eran buenos en novela negra porque no había crímenes?

 

Lo dudo. Reikiavik, como podrá darse cuenta enseguida, es tan mala como cualquier otra capital europea: tenemos drogas, prostitución (aunque sea ilegal)... Lo que no tenemos mucho son asesinatos, a veces se produce uno en un año, otros años ninguno, de golpe suceden dos o tres...

 

¿Desde cuándo existe la literatura islandesa?

 

Desde que empieza este país, con los primeros colonos. Nos pusimos a contar sus vidas, las famosas sagas.

 

Pero eso de las sagas ¿no se ve como algo antiguo?

 

¿Qué dice? La gente se las compra en CD, leídas por un actor, para ponérselas en el coche mientras viaja, por ejemplo, al norte del país. Están absolutamente presentes en nuestra vida, y en el estilo de la literatura contemporánea. Nuestra prosa ahorra palabras, es concisa. Las sagas hablan de relaciones familiares, linajes, diferencias entre vecinos... y esos son los temas de las novelas de hoy, que hablan de familias contemporáneas con un estilo actual.

 

¿Qué salud tiene su idioma?

 

Muy buena. Sobrevivirá, aunque algunos vaticinen que podría desaparecer en cien años. Nunca habíamos sufrido un asedio tan fuerte de la cultura anglosajona, pero todos los escritores escribimos en islandés.

 

La geografía y el clima aparecen en todas las novelas.

 

Sí. Yo mismo hablo de un país en el que es difícil vivir, un entorno hostil. Mi inspector sufre tormentas de nieve de esas que azotan la isla todos los inviernos. Otros escriben sobre la gente que se ha perdido en el interior. En mi caso, utilizo ese clima adverso para acentuar el estado anímico de los personajes. Vivimos muy al norte, con inviernos largos y oscuros, que compensan unos veranos luminosos y hermosos, en los que tenemos el sol de medianoche, días con sol las 24 horas. Todo eso da una percepción diferente, a mi inspector esos cambios no le dejan dormir.

 

Con tan pocos habitantes, aunque un autor venda ¿cómo puede vivir de sus libros?

 

Triunfando en el extranjero. Es imposible vivir exclusivamente del mercado interno, enormemente reducido porque solo somos 300.000 habitantes. Aunque seas el número uno en ventas, los derechos de autor no son suficientes para mantenerte a flote mientras escribes el siguiente libro. Por esa razón, tenemos un sistema de ayuda pública a los escritores. El gobierno paga un sueldo a los autores que están escribiendo. Un sueldo que recibió, por ejemplo, nuestro Nobel, Halldór Laxness, o que hoy pueden recibir aquellos escritores con un proyecto por un período de tiempo variable: tres meses, un año... Un país necesita escritores.

 

¿No va a introducir la crisis en sus novelas?

 

En una, reflejo el tiempo inmediatamente precedente, cuando la palabra que más se escuchaba era avaricia y vivíamos impregnados del sistema de valores que conlleva.

 

Arnaldur Indridason en Negra y Criminal febrero 2010

 

 


Comentarios