Lunes, 05 de diciembre de 2011
Publicado por negraycriminal @ 19:46
Comentarios (1)  | Enviar

Jose Varela, el domingo, día 4 de Diciembre, en La Voz de Galicia

El hombre se durmió, y soñó que se transformaba en mariposa. Le llenaba de gozo aletear sobre las flores y la hierba, en un vuelo que lo abstraía y en el que ignoraba que era un hombre que soñaba. Al despertar, le asaltó la duda de si no sería una mariposa que, dormida, soñaba ser un hombre, él mismo. Es un cuento chino -de China, con mayúscula; como el alemán de Alemania- que revive el novelista cubano Leonardo Padura en la última y muy reciente historia de su policía habanero Mario Conde La cola de la serpiente. Excuso decirles que su lectura es un bocado seductor: la prosa de Padura amalgama la causticidad irreverente de la novela negra con el epicureísmo lúbrico, cálido, carnal y gastronómico del Caribe, que lo aproxima al Pepe Carvalho de Montalbán, aunque, pues cubano, menos cocinillas y más sensual. El relato es como un pincho de la cocina cantonesa: dulce, salado y picante; para repetir. Pues ese cuento del lepidóptero soñador podría haber sido el itinerario onírico de cualquier paisano de Ferrol: revoloteamos tantas veces en torno a los mismos asuntos que llega un momento en el que sucumbimos al vértigo y perdemos la noción misma de nuestra identidad. Tal vez sea nuestro vudú particular o nuestro eterno retorno nietzscheano. Acaso tengamos un alma argentina trasterrada que reclama sus sesiones psicoanalíticas periódicas. Pero lo cierto es que los problemas eternos de la ciudad, y no solo los infraestructurales, siguen ahí inmutables como marcas que delimitan el enigma en el que flota el


Comentarios
Publicado por Gabriel
Lunes, 19 de diciembre de 2011 | 17:57

Bueno aunque es un cuento antiguo esta bastante bueno... muy interesante y gracias por compatrtirnos Sonrisa Gabriel - <a href="http://www.miwebilimitada.com.ve/">paginas web</a>