Martes, 27 de diciembre de 2011
Publicado por negraycriminal @ 8:33
Comentarios (0)  | Enviar

Sherlock Holmes, alguna vez, como todos nosotros, fur joven. En esa epoca tumultuosa es en la que se basan las aventuras del detective más citado de todos los tiempos, creadas por Shane Peacock.

La tercera de las publicadas se titula La joven desaparecida.El joven Sherlock Holmes sigue viviendo con el viejo boticario Sigerson Bell y buscando en los periódicos todo tipo de noticias relacionadas con robos, asaltos, extorsiones y asesinatos. Esto es lo que verdaderamente le estimula, le hace hervir la sangre, saber que la maldad campa a sus anchas. Un día lee un caso en el periódico que le llama la atención. La hija de un miembro de la Cámara de los lores ha sido secuestrada de forma enigmática, desvaneciéndose en el aire sin dejar huella. Pasan las semanas y la policía está desesperada, sin una sola pista sobre el misterio, no había precedentes en la historia del crimen, “es como si todo lo que rodeara al suceso, hasta la más mínima prueba, hasta la última de las personas implicadas, incluyendo a la víctima y los delincuentes, se hubiera evaporado”. Holmes cree que puede encontrarse ante el caso de su vida, “un delito sonado, ejecutado con maestría y audacia, que despierta el interés de toda la ciudad”. Comenzará una investigación que le situará de nuevo en el punto de mira del inspector Lestrade. Tendrá que colaborar con Irene, que se muestra interesada a nivel personal en el caso por razones que no quiere desvelar. Holmes acepta a pesar de sus reticencias iniciales, ya que mantiene su resentimiento con la joven, sentimiento que choca con la atracción que siente hacia ella.


Comentarios