Domingo, 15 de abril de 2012
Publicado por negraycriminal @ 9:03
Comentarios (0)  | Enviar

Traducen, al castellano y al catalán, la primera de las novelas protagonizadas por Fredrika Bergman.  Kristina Ohlsson, pasó por la librería el jueves a primera hora para cumplir con el rito de todo autor o autora negrocriminal de vista por Barcelona: la foto con la camiseta en el quicio de la librería. Acompañada de una excelente traductora simultanea, Carolina Badía, estuvimos hablando de Maj Sjöwall, Per Wahlöö y Martín Beck. Y estuvimos de acuerdo: Sin"esa pareja de suecos de nombre inpronunciable", ni ella escribiría, ni existoría la novela negra europea, tal y como la conocemos, y la librearía no existiría.

Una reseña de Elegidas, en La Razón.

 

Kristina Ohlsson, la violencia que surgió del frío

14 Abril 12 - - Juan Beltrán

MADRID- Dos minutos y la vida cambia por completo. En una lluviosa tarde de verano, en una estación cerca de Estocolmo, Sara se apeó un momento del tren para realizar la llamada telefónica más inoportuna de su vida. Cuando vuelve, no está la niña que había dejado durmiendo plácidamente. Ha sido secuestrada. Fredrika Bergman, analista criminal de la policía sueca, participa en el equipo especial encargado del caso. Las primeras sospechas recaen en el padre de la niña. Pero Fredrika y su equipo pronto descubren que el caso es el comienzo de una pesadilla en la que se han de enfrentar a un perverso criminal.  «Elegidas»,  de Kristina Ohlsson (Kristianstad, Suecia, 1979), abre una serie protagonizada por Bergman, de la que la autora está a punto de culminar su quinta entrega. Fue su primera novela y un éxito –100.000 ejemplares sólo en su país– que ha propiciado quince traducciones.

Redes pederastas
Ante la proliferación del género en su país, Ohlsson cree que no hay un patrón que identifique a la novela negra sueca: «No existe una identidad única, pero sí varios modelos. Uno más parecido al inglés –un caso, una investigación– y otro más sangriento, en el que yo me encuadro». Su vocación de escritora viene desde niña. «Escribir es mi mejor terapia, es aire fresco en mi vida». Por su  trayectoria profesional –ha trabajado para el Ministerio de Exteriores yla Agencia Sueca de Defensa Nacional–, ha estado en contacto con el mundo policial, «pero el terrible caso de mi historia no es real, es pura ficción, aunque me ha servido ver los procedimientos y las rutinas policiales».  Politóloga especializada en temas policiales y de seguridad, trabaja como especialista en lucha antiterrorista enla Organización parala Seguridad yla Cooperación en Europa (OSCE). Su novela plantea cuestiones como el maltrato a menores, violencia de género, pedofilia, pornografía infantil... Ohlsson cree que ése es uno de los grandes peligros de la red: «Internet ha potenciado estos problemas. Es una de sus caras ocultas, una herramienta para delincuentes que abarca muchos campos y que, además, se da en todos los estratos sociales».

 


Comentarios