Martes, 04 de septiembre de 2012
Publicado por negraycriminal @ 19:15
Comentarios (0)  | Enviar

No conocemos la librería, pero nos gusta mucho que siga existiendo y que, ahora, busque un lugar más amplio, allí en la lejanproxima Santa Clara de la isla de Cuba.

 

Fantoches 2012 

La librería La piedra lunar ha cambiado de domicilio: una vieja casona restaurada por sus nuevos dueños para acoger a ese “proyecto cultural” que ya más que propósito es un hecho, una acción permanente en la vida artística de la ciudad de Santa Clara.

Un cambio de lugar que significa también un cambio de vida; pues el nuevo local, más amplio y ventilado, permite a los escritores Rebeca Murga, Liany Vento y Lorenzo Lunar fraguar nuevos programas y eventos literarios.

Por eso quisieron inaugurar la nueva sede con un concurso y un encuentro nacional de literatura policial. ¿Por qué policial? “Porque es un género que hemos cultivado y promovido durante los últimos años, porque es un género que apasiona a millones de lectores, porque en Cuba, que sepamos, no existe otro evento de esta índole ni otro concurso como este”, declaró Lorenzo Lunar, capitán de la nave.

La inauguración en la tarde del martes 28 de agosto contó con la presentación de la novela Los aprendices, de Rebeca Murga, obra publicada por la editorial madrileña Atmósfera Literaria, y con un concierto de boleros pasionales a cargo de José Ramón Vizcaíno, la voz auténtica del bolero cubano. Decenas de personas fueron testigos del acontecimiento que le dio nueva vida a la esquina de las calles Luis Estévez y Conyedo de la ciudad de Marta Abreu.

Pero hubo más: el miércoles 29 en la mañana una lectura de excelentes textos de autores participantes en el concurso nacional de cuentos policiales Fantoches 2012. Esos relatos que no llegaron a obtener premios o menciones, pero que de alguna manera fueron reconocidos por el jurado como finalistas o con algún comentario positivo. Leyeron sus textos Lázara Escobar Curbelo, Santos Borrell y Olimpia Pombal, y el auditorio quedó convencido de que no mentía el tribunal constituido por los escritores RodolfoPérez Valero, Leopoldo Luis y Mario Brito, cuando hizo constar en el acta que la mayoría de los textos recibidos en el concurso demostraban calidad y madurez.

La tarde fue para conversar sobre el policiaco cubano y sobre sus múltiples variantes ideoestéticas. Se debatió bajo la guía de Lorenzo Lunar, cultivador del género que anuncia la pronta aparición de su libro El que a hierro mata, investigación histórica sobre el desarrollo del género policial en Cuba.

Y la noche le correspondió a la poesía. Sí, porque lo policiaco, lo negro-criminal, no es patrimonio solamente de la narrativa. De demostrarlo se encargó el poeta Ián Rodríguez con un espléndido recital titulado “Nocturnidades”.

El día 30 fue el cierre, casi al mediodía se consumó el acto de premiación. En esta primera edición de Fantoches el premio correspondió al cuento “Juana la loca”, de Reinaldo Cañizares. Una edición del cuento premiado (20 ejemplares artesanales, numerados y autografiados por el autor) fue, a decir del laureado, el mejor de los regalos.

Fantoches 2012 culminó con las palabras de clausura, plenas de fervor, leídas por Liany Vento. Palabras que fueron un llamado a la creación, y también a los lectores para encontrarse bajo el alto puntal de esa casa de todos que ya resulta la librería La piedra lunar.


Comentarios