Martes, 25 de septiembre de 2012
Publicado por negraycriminal @ 15:56
Comentarios (0)  | Enviar

Era un sábado naturalmente. Era el inicio de las fiestas de La Barceloneta. Tambien eran las de Barcelona, pero como dicen en el barrio, "esas son menos importantes". El comienzo en la librería fue la presentación de un libro importantes, de los que se recuerdan, de los que dejan huella. Un libro lleno de pasión por los libros, y por la lectura. Por la risa, como una forma de derrotar, sin armas, al nazismo.

Un acto lleno de personas, de gestos, de sonrisas, de esperanzas. Lleno de amigos compartiendo.

Lorenzo Silva, Xavier B. Fernández, autores, críticos, editores, amigos, y todos, sin embargo, lectores cobijando en una pequeña librería la presentación de una pequeña Biblioteca. La más pequeña pero la más necesaria: La de Auschwitz-Birkenau.

Andreu Martín, entre otros escuchando cómo se concretóo en un libro la curiodidad congénita de Antonio G. Iturbe, uno de esos periodistas que lo son, incluso cuando sueñan.

 

Ana Pornoy consiguió una imagen insólita de Paco Camarasa.Cuando la fotógrafa dijo el típico: "quietos", el librero permaneció quieto.


Comentarios