Mi?rcoles, 10 de octubre de 2012
Publicado por negraycriminal @ 9:00
Comentarios (0)  | Enviar

Literario, por supuesto. Entrevista con una de las últimas novelas que tienen a Barcelona como escenario, como contextoo de un crímen. Y una nueva protagonista, una joven periodista, pateando y descubriendo los rincones y las sombras de Barcelona. Una nueva mirada negrocriminal sobre una ciudad que está viva, a pesar de la invsión de las "hordas turísticas"., los nuevos bárbaros

Editada en castellano por Edhasa y en catalán por Empuries.

"Barcelona no es sólo un parque temático de Gaudí; tiene su lado oscuro y triste"

La escritora alemana Stefanie Kremser publica 'Calle de los olvidados', una novela negra ambientada en la capital catalana

Cultura | 10/10/2012

Jesús Sancho | Barcelona

La escritora alemana Stefanie Kremser, afincada en la capital catalana desde hace diez años, ha publicado ‘Calle de los olvidados’ (Editorial Edhasa), una impactante novela negra ambientada en una Barcelona con la especulación inmobiliaria, las mafias de Europa del Este y la masificación turística de trasfondo. Kremser, que escribió el libro originalmente en alemán y actualmente también está traducido en catalán (Editorial Empúries), a través de la protagonista Anna Silber, periodista que llega a la ciudad y acaba convirtiéndose ocasionalmente en detective tras una serie de asesinatos en Ciutat Vella, refleja una Barcelona alejada de los tópicos y las imágenes idílicas de las postales. “Mi deseo era enseñar una Barcelona que no sólo es un escenario bonito, una tienda, un parque temático de Gaudí o te puedes emborrachas por la noche”, explica la autora.

- Después de ‘Postal de Copacabana’ ahora publica ‘Calle de los olvidados’, su segunda novela. ¿Cómo surgió la idea?
- Nunca pensé que escribiría una novela negra pero como guionista en Alemania sí que había hecho guiones para películas policíacas. Aprendí esta realidad y por mi experiencia en el cine documental creo que si quieres tratar un tema actual y establecer una crítica social de nuestra época el género ideal es el negro.

- La especulación inmobiliaria o el turismo son algunos de los temas que refleja en el libro, ¿de dónde encontró la inspiración?
- El periodismo ha sido una fuente inagotable y ha hecho su parte. Yo leía mucho realmente en las páginas de La Vanguardia y eran temas cotidianos. Hay informaciones auténticas aunque pensé en escribir una novela de ficción destacando más estos temas con la idea de que no son de un día para otro y los olvidas sin más.

- Usted nació en Alemania pero creció en Brasil y luego se trasladó a Munich y actualmente reside en la capital catalana. ¿Qué Barcelona ha querido transmitir en su novela?
- No es una Barcelona exagerada pero sí concentrada en su lado más oscuro y triste que es una Barcelona real que también existe. Esta novela la escribí en alemán para los lectores de Alemania y entonces casi tenía una misión didáctica de enseñar la ciudad. Mi deseo era enseñarles una Barcelona que no sólo es un escenario bonito, una tienda, un parque temático de Gaudí o te puedas emborrachar por la noche. Es muy triste que las personas visiten y usen Barcelona de esta manera. Lo hacen porque también el Ayuntamiento explota este tipo de turismo porque necesita el dinero. Pero no es la única Barcelona y quería abrir esta puerta.

- ¿Cree que Barcelona está perdiendo su autenticidad?
- Sí, seguro que está perdiendo su autenticidad. Hace diez años que vivo en Barcelona, tampoco es tanto en realidad, pero es suficiente para observar los cambios en muchos barrios. No sólo en el Gótico o en el Raval sino también en Gràcia y en otros barrios. Creo que el color y el ambiente de una ciudad los crean sus habitantes y si ellos pierden el espacio la ciudad gira y se convierte en un parque temático. Tengo amigos que tienen que cruzar las Ramblas para ir a trabajar y para ellos es un horror cada día. Parece que no hay control.

- Entre los personajes de su libro también aparecen las personas mayores y cómo sobreviven en Barcelona. ¿La ciudad también está expulsando a la gente mayor?
-Es un problema que tiene las grandes ciudades y capitales que atraen a los jóvenes, universitarios y turistas. Lo que hace una ciudad rica también son las generaciones, que existan pobres y ricos pero también jóvenes y mayores. También influye la estructura de las viviendas, muchas casas antiguas de aquí no tienen ascensores. Por ejemplo, ya sabemos que en la Barceloneta hay asociaciones que compran para las personas mayores porque no pueden bajar a la calle. Esto es terrible.

- ¿Cree que Barcelona es un buen escenario y reúne los ingredientes para una novela negra?
- Sí. Y sobre todo porque es una ciudad portuaria y esto da mucho juego, la hace una ciudad insaciable. Barcelona es muy interesante para novela negra y lo seguirá siendo.

- En ‘Calle de los olvidados’ escribe la novela a partir de la mirada femenina de Anna Silber. ¿Ha sido muy complicado elaborar este personaje dentro del género de novela negra?
- Casi todas las novelas que he leído o las películas que he visto casi siempre sale el detective de mala vida, alcohólico, divorciado… Esto es muy atractivo porque te lo hace fácil. El personaje vive situaciones terribles y es bastante aceptado que teniendo un trabajo así acabe un poco destrozado. Y para hacer algo distinto inventé a Anna, que es periodista, y fue interesante experimentar con este personaje.

-La protagonista llega con el encargo de escribir una guía para Alemania pero acaba convirtiéndose en detective ocasional. ¿Cree que para visitar Barcelona es necesaria una guía?
- Depende de cuánto tiempo te quieras quedar. Ya sé que Barcelona es muy bonita y entiendo que el turista se suba al Bus Turístic para hacer la ruta. Pero si no tienes todo el tiempo del mundo no es tan fácil conocer la Barcelona alternativa. Y es el tipo de guía que está preparando la protagonista.

-¿Cómo sería está guía alternativa de Barcelona?
- En el libro aparecen algunos lugares que ya no existen, como un club de fumadores en una peña deportiva o una colchonería artesanal. Está bien que sean lugares alternativos o secretos porque sino serían turísticos y ya tenemos bastantes (sonríe).  

- Barcelona también ha tenido tradición de autores de novela negra, uno de los más destacados es Manuel Vázquez Montalbán. Un colega suyo de profesión, Andreu Martín, decía que el género de novela negra se ha olvidado en España, ¿usted tiene esa impresión?
- Puede ser. Montalbán es tan mito y nos quita un poco el sol, y es muy complicado crear un personaje que realmente sea tan bueno. Además si quieres hacer novela negra, inventarte un personaje que sobreviva a más libros, tienes que dedicarte totalmente a este trabajo. Y esto es muy difícil porque hoy en día nadie puede vivir sólo de escribir novelas. También ha cambiado el estatus del escritor.

- ¿Qué me dice del momento que vive el género negro en nuestro país?
- La novela negra es el reflejo de la sociedad y quizás con lo que está pasando con la crisis y ciudades como Barcelona que están sufriendo de esta manera creo que saldrán más novelas negras, habrá un resurgir de este género.

- Usted escribió la novela en alemán para el público de Alemania. ¿Ya ha notado que están llegando personas de este país para conocer la Barcelona que refleja en el libro?
- Hay muchos foros en internet en Alemania de lectores y tengo bastante feedback. Algunos ya conocían Barcelona y estaban muy interesados en la novela y otros que no la han visitado tienen ganas de conocerla con este ambiente que describo en el libro. Me parece fantástico. Quería conseguir esto. Ahora el libro está publicado también en catalán y castellano y me parece más arriesgado, sobre todo para los que son de Barcelona.

- Usted es pareja del escritor Jordi Puntí y una cuestión que se ha había debatido era la posibilidad de abrir las puertas de los Premios Nacional de Cultura de la Generalitat de Catalunya a los escritores en castellano. ¿Qué le parece esta cuestión como escritora?
- Es un tema muy complejo. Los escritores que son de aquí y escriben en español o en catalán yo creo que lo que cuenta es que son de aquí, es su cultura.

- ¿Tiene pensado ya una segunda parte para ‘Calle de los olvidados’?
- No lo sé todavía. Tengo otros proyectos. Estoy escribiendo otra novela literaria y guiones. Yo sé que si quisiera continuar debería hacerlo ya y no puedo.

- ¿Y qué novela está preparando?
- No es una novela literaria y será una historia entre Alemania y Brasil. Tampoco es autobiográfica pero me gusta trabajar con realidades que conozco bien.

 




Comentarios