Martes, 18 de octubre de 2005
Publicado por negraycriminal @ 8:13
Comentarios (0)  | Enviar
----- Original Message -----
From: Jos? Luis Mu?oz
To: NegrayCriminal
Sent: Wednesday, September 07, 2005 1:41 AM
Subject: MANUEL VAZQUEZ MONTALB?N EN LA AUSENCIA


La primera vez que vi a Manolo fue en plan muy profesional. Yo colaboraba, por entonces, para la revista Playboy que me encarg? que le entrevistara. Estuvo correcto y l?cido, Me recibi? en el estudio de su casa de Vallvidrera y me llam? la atenci?n un busto de Franco, el enemigo, vecino a uno de Len?n. Confes? que lo ten?a para inspirarse y meterse en la piel del Caudillo para su AUTOBIOGRAFIA DEL GENERAL FRANCO. Durante la entrevista desliz?, con la socorraner?a gallega que le caracterizaba, la idea nada descabellada de que el mundo estaba regido por Spectra. El tiempo le ha dado la raz?n..

La segunda vez que vi a Manolo fue con motivo de pedirle que me prologara mi libro de relatos LA LANZADORA DE CUCHILLOS. Se acord? de m?, de que ya hab?a publicado en Etiqueta Negra dos novelas, y acept? encantado. A los dos d?as ten?a su magn?fico pr?logo en mis manos.

La tercera vez coincidimos en una de las manifestaciones contra la Primera Guerra del Golfo. No ?ramos muchos en el Paseo de Gracia. ?l iba en la cabecera de la manifestaci?n, sosteniendo la pancarta, y me acerqu? a saludarlo.

La cuarta vez coincidimos en una Feria del Libro de Castell?n. ?l firmaba la que, para mi, sigue siendo su mejor novela, GALINDEZ, y yo PUBIS DE VELLO ROJO. Intercambiamos libros y dedicatorias y fuimos a cenar con los reponsables del ayuntamiento a una escuela de hosteleria. La comida fue exquisita y Manolo hizo gala de sus dotes de gran gourmet pidiendo el vino adecuado para la ocasi?n: un Vega Sicilia.

Una entrevista para LEER fue la excusa para nuestro quinto encuentro. Con a?os de antelaci?n me anticip? la forma de cerrar su ciclo Carvalho con MILENIO. Pero me dijo algo que result? premonitorio: que el tr?fico de personas, como en siglos atr?s hab?a sido el de esclavos, se convertir?a en el negocio lucrativo del futuro y cambiar?a para siempre la faz de Europa, el color de su piel.

La ?ltima vez fue en la librer?a Negra y Criminal, meses antes de su muerte, a la que hab?a asistido para presentar una novela de Antonio Lozano. Estuvimos hablando largo y tendido sobre proyectos futuros, mientras Paco Camarasa llenaba de vino nuestros vasos, sin saber que era nuestro ?ltimo encuentro.

Nos quedan sus libros, su generosidad y su compromiso social. Manolo era un hombre de una sola pieza que prestigi? el g?nero polic?aco y nos dej? un pu?ado de novelas memorables y un ramillete de l?cidos art?culos de entre los que recuerdo en especial uno dedicado a los cocineros del Pais Vasco y su inhibici?n ante el asesinato de un colega a manos de la banda ETA.

Comentarios