Martes, 18 de octubre de 2005
Publicado por negraycriminal @ 8:40
Comentarios (0)  | Enviar

Mis queridos desconocidos, negros y criminales, espero. Os cuento una de las muchas an?cdotas.



Corr?a el a?o 2000, yo presentaba en Barcelona una novela, negra, "Las ni?as no hacen ruido cuando mueren!
"; Montalb?n hab?a prologado la anterior, con el mismo personaje, Baby y se ofreci?, con esa generosidad a la que tanto debemos quienes tuvimos la suerte de ser amigos,a presentar ?l la nueva novela. Por supuesto, sin cobrar y sin solicitar siquiera que lo fueran a buscar. Apareci? por la Librer?a Crisol de las Ramblas, con un trancazo de gripe impresionante. A?n faltaba como media hora, as? que nos escabullimos para tomar algo y charlar. Montalban pidi? una infusi?n, pero a la vista del catarro le propuse, si no asesinar, cuando menos emborrachar a alguno de los intrusos.
- ?Que tal un Cardhu a la memoria de las charlas a su sombra?
- Vale.
Hace una se?a al camarero, nercioso porque hab?a reconocido al maestro y le pide dos guisquis Cardh?.
- Ese no, se?or -responde atorado el camarero-, solo J.B o Ballantains.
Ahora mpienso que, menos mal que especific? "guisqui" al principio de la petici?n. Montalb?n sin mover un m?sculo de la cara replica,
- Bien, pues ponga dos J.B a la salud de Ceaucescu.
- No, se?or, el Cewscu ese tampoco -al camarero se le iban los colores de la cara- S?lo J.B. o Ballantaines.
- Dos J.B.
El camarero respir? aliviado, yo ten?a clavadas las u?as para no soltar la carcajada y Manolo atus? el bigote para decir.
- No se deben poner apellidos a los vicios.



Un beso a todos los de negra y criminal.

Blanca ?lvarez

Comentarios