Martes, 18 de octubre de 2005
Publicado por negraycriminal @ 7:30
Comentarios (0)  | Enviar
----- Original Message -----
From: lluis bonet mojica
To: [email protected]
Cc: LLUIS BONET
Sent: Sunday, October 16, 2005 10:12 PM
Subject: ANECDOTES MANOLO



?AQUEST NOI ?S FICA EN POL?TICA?

Manolo curs? las carreras de Periodismo y Filosof?a y Letras con mi hermano, Laureano Bonet, autor, entre otros libros, del esrudio y antolog?a de la revista ?Laye?. Les recuerdo a ambos estudiando y conversando m?sticamente en la casa donde nac?, Comte de Borrell, 58, al lado del mercado de Sant Antoni y frente a unos almacenes denominados La Esperanza, y no es que hubiera mucha en aquellos a?os. Ambos iban con pantalones de golf, como entonces se llamaban, prenda de la que yo me libr? porque era ocho a?os m?s joven que ellos y cay? en desuso. Yo era un cr?o que iba con pantalones cortos. Recuerdo que un d?a, despu?s de marcharse Manolo, mi madre, un poco inquieta, le dijo a mi hermano: ?Laure, ves amb cuidado: em sembla que aquest noi, el V?sques, ?s fica en pol?tica?. Las mujeres, madres o no, siempre han tenido un sexto sentido?

LA ?SOLI?, SEMILLERO DE IZQUIERDOSOS

Por chusco que pueda parecer ahora, ?Solidaridad Nacional?, la Soli, que pertenec?a a la prensa del Movimiento, acogi? a un grupo de izquierdosos licenciados en periodismo como V?zquez Montalb?n, el tambi?n fallecido cr?tico teatral Xavier F?bregas, el escritor Robert Saladrigas y a mi hermano Laureano. Posiblemente era porque los redactores en plantilla de aquel diario del Movimiento ten?an muy poco movimiento a la hora de trabajar y teclear en la m?quina de escribir.Quien los contrataba era el redactor jefe Jos? Fernando Aguirre, un tipo de facciones valleinclanescas, seguramente un gran c?nico en tiempos oprobiosos. Fue Manolo quien me explic? la an?cdota de que Aguirre tuvo que dejar la Soli al ser nombrado corresponsal en Oriente Medio de Pyresa, que entonces era la agencia de noticias del Movimiento. Un mes despu?s de que los peri?dicos del Movimiento hubieran estado publicando sus cr?nicas desde El Cairo, el director de la Soli paseaba cierto d?a por el Paral.el cuando vio, sentado en la terraza de un bar, a Jos? Fernando Aguirre, escribiendo a mano. ?No se hab?a movido de Barcelona y durante un mes les hab?a dado el pego, enviando cr?nicas desde? El Cairo!

M. V. MONTALB?N

Un d?a de 1965, cuando me dispon?a a cruzar la calle Pelayo para ir a la compa??a FECSA de plaza de Catalunya, donde ten?a un empleo para toda la vida, decid? que ya no entraba m?s all?. Durante quince d?as enga?? a mis padres, aparentando que segu?a con mi horario de oficina. Manolo, salido de la c?rcel de Lleida, vino en mi auxilio. Fue a ver a mi padre, un ser temible, y me ofreci? trabajar como secretario de redacci?n (?a un jovenzuelo imb?cil de 18 a?os!) en una nueva revista semanal llamada ?Siglo 20?. Ocho mil pesetas al mes y colaboraciones a 800 pesetas, cantidad tampoco nada desde?able entonces. El primer reportaje quer entonces me encarg? fue el de una encuesta con j?venes modelos publicitarias cuya imagen aparec?a en anuncios y hasta en alg?n spot televisivo. Una de ellas, encantadora, me recibi? en un puticlub, aunque era el rostro de una marca de ropa. Manolo obr? el prodigio de que yo pensara entonces que el periodismo ten?a porvenir, aunque s?lo fuera por realizar semejantes reportajes. Yo tambi?n era, entre otras cosas, el encargado de llevar las galeradas a censura. La tercera o cuarta vez que acud?, recogiendo las galeradas censuradas con l?piz rojo y llevando otras todav?a v?rgenes, el censor me dijo: ?Ah, por cierto, Bonet: d?gale a Manolo que ya sabemos que es ?l. Puede firmar con su nombre completo?. Hasta entonces, sus cr?nicas de internacional aparec?an con la firma ?M. V. Montalb?n?. Pero, en la mancheta, su nombre como redactor jefe aun tard? varios n?meros en poder aparecer.

HACIENDO CAMINO EN ?SIGLO 20?

?Siglo 20? fue una aventura de Paco Camino (?no el torero?, como sol?a puntualizar Manolo), hermano del cineasta Jaime Camino. El dinero flu?a del negocio familiar, en la calle Proven?a, cerca de Rambla de Catalunya, donde se hallaba la redacci?n. Eran los almacenes Quillet, cuyo lema ?Desde una aguja a un elefante?, le inspirar?an un magn?fico relato a Manolo. Ten?amos una secretaria sueca, Eva Sjobl?m, guap?sima y colgad?sima de Juan Mars? (?Oh, es como Laurence Olivier, pero en m?s joven?, me dec?a). Dominaba todos los idiomas y era encantadora. Flirte? con un editor cuyo nombre obviar?, y Manolo me coment?: ?Luis: fulano tiene los dientes superiores un poco separados, y esto, seg?n parece, es muy er?tico al besar. Si no vamos al dentista, no tenemos nada que hacer?. Un d?a a la semana, Manolo llegaba a las cuatro de la tarde, se sentaba ante la m?quina de escribir y, en media hora, mecanografiaba los cuatro folios de su cr?nica de pol?tica internacional. Sin apuntes, sin consultar ning?n libro. Se lo sab?a todo: fechas, nombres, tratados? Bueno, yo s?lo deb?a corregirle el nombre de Dag Hammarskj?ld, entonces secretario general de la ONU, previa consulta a su compatriota Eva, la secretaria sueca.

LLU?S BONET MOJICA
Comentarios