Jueves, 01 de junio de 2006
Publicado por negraycriminal @ 11:54
Comentarios (1)  | Enviar


Imagen

Todo fue especial la tarde del 30 de mayo en Negra y Criminal.
La cantidad y calidad de lectores y amigos que llenaban
la librer?a para asistir al "estreno" del ?ltimo libro de
Ra?l Argem?, Siempre la misma m?sica; la voz y las palabras
de Ra?l hablando de su admirado Rodolfo Walsh mientras
Carlos Padula y los acordes de su guitarra le acompa?aban.
Luego vino el vino, nuestra comuni?n laica de todos
los buenos momentos (tambi?n de los malos), y al final,
la voz rota y tanguera de Carlos, el amigo de Ra?l, nos puso
la piel de gallina negrocriminal con el tango de
Homero Manzi
Viejo ciego


Con un lazarillo lleg?s por las noches
trayendo las quejas del viejo viol?n,
y en medio del humo
parece un fantoche
tu rara silueta
de flaco roc?n.
Puntual parroquiano tan viejo y tan ciego,
al ir destrenzando tu eterna canci?n,
pon?s en las almas
recuerdos a?ejos
y un poco de pena mezcl?s al alcohol.

El d?a en que se apaguen tus tangos quejumbrosos
tendr? crespones de humo la luz del callej?n,
y habr? en los naipes sucios un sello misterioso
y habr? en las almas simples un poco de emoci?n.

El d?a en que no se oiga la voz de tu instrumento
cuando dej?s los huesos debajo de un portal
los bardos jubilados, sin falso sentimiento
con una "canzonetta" te har?n el funeral.

Parec?s un verso
del loco Carriego
parec?s el alma
del mismo viol?n.
Puntual parroquiano tan viejo y tan ciego,
tan llena de pena, tan lleno de espl?n.

Cuando oigo tus notas
me invade el recuerdo
de aquella muchacha
de tiempos atr?s.

A ver, viejo ciego,
toc? un tango lerdo
muy lerdo y muy triste
que quiero llorar.




En El Peri?dico de hoy, 1 de junio, Arturo San Agust?n dedica este art?culo a la presentaci?n de Ra?l.


NUESTRO ?NGEL DEL VIOL?N





La tarde del martes se present? en la librer?a Negra y Criminal la novela Siempre la misma m?sica, premio Tigre Juan. Novela que sugiere que, cuando nacemos, un ?ngel coge el viol?n y nos toca la m?sica que vamos a bailar toda la vida. "Siempre la misma m?sica. En los negocios, con los amigos, en todo. Y si te toc? ser var?n te jodiste, porque con las mujeres siempre bailar?s la misma m?sica. Del viol?n del ?ngel nadie se puede escapar". Eso me asegur? el martes el argentino Ra?l Argem?, autor de la novela que nos ocupa.
Argem? sospecha que en el fondo de todos los argentinos suena siempre la misma m?sica, es decir, el tango. Natural de La Plata, este hombre --que conoci? los pabellones de la muerte-- es un tipo abigotado y colorao, que as? llaman en Argentina a los pelirrojos. Pero m?s que su bigote, lo que destaca en Argem? --al que la dictadura le rob? 10 a?os de vida-- es su mirada. Una mirada que, como la de cierto ingl?s, quiz? aprendi? en la Patagonia que el fin del mundo es un lugar.
En esta Barcelona de ahora mismo, que vuelve a querer ser creativa, se agradece que la presentaci?n de una novela sea definida por sus protagonistas como un servicio a la comunidad. Un servicio a la comunidad que cont? con la guitarra y la voz del amigo Carlos Padula, que es quien me resuelve todas las dudas tangueras. "Fantasmas del pasado que vuelven y que insisten/ cuando en las tardes tomo mi caf?".
Cuando se habla de patrias siempre es conveniente escuchar a alguien que ha sufrido c?rcel por esos menesteres. O sea, que Argem? me cont? el desgarradador testimonio vivido por su admirado Rodolfo Walsh, argentino que meti? periodismo en la novela mucho antes que Truman Capote. Lo meti? mucho antes, pero el invento se le ha atribuido a este ?ltimo. "Rodolfo viv?a cerca de un cuartel. El tiroteo le llegaba a trav?s de la persiana de su ventana. De pronto, oy? la agon?a de un soldado casi adolescente. Un soldado que no grit? 'viva la patria' y esas cosas sino un desgarrador: 'No me dejen solo, hijos de puta'".

Comentarios
Publicado por Invitado
Jueves, 01 de junio de 2006 | 16:03
queridosNYC me alegra que el Sopeto les haya alegrado la noche ,en tiempos del Barrio el Mondongo solia cantar y tocar guitarra , por suerte como cantor es un muy buen Narrador. CHAU Rodolfo.