Viernes, 04 de abril de 2008
Publicado por negraycriminal @ 10:57
Comentarios (0)  | Enviar


Publico.es > Culturas  

 

La cárcel le convirtió en un superventas

Massimo Carlotto fue procesado durante 18 años por un crimen que no cometió

 

BLANCA DEL AMOPAULA CORROTO - Madrid - 02/04/2008

 

 

 

Fue una noche de octubre de 1976 en Padua (Italia). Massimo Carlotto, que tenía 19 años y militaba en la organización de extrema izquierda Lotta Continua, escucha de repente unos gritos y acude presto al lugar de donde proceden. Cuando llega, sus ojos sólo ven sangre. La que sale del cuerpo de la joven Margherita Magello, que acaba de recibir 59 puñaladas. Carlotto se pone nervioso, toca el cuerpo y sale huyendo. Poco después, decide presentarse en la comisaría como testigo del crimen y allí es arrestado, acusado de cometer el asesinato.

 

Comienza así un calvario que llegará a durar 18 años, durante los cuales seis los pasará en la cárcel y cinco, prófugo en Francia, España y varios países de Centroamérica. En total, 11 procesos, 86 juicios y un caso que en la actualidad se estudia en las universidades como verdadero error judicial. Nunca fue absuelto, pero el presidente de la República Oscar Scalfaro le otorgó el indulto en 1993.

 

Un chivo expiatorio

 

A día de hoy, Massimo Carlotto es un escritor de éxito en el campo de la novela negra.  Incluso dos de sus libros, Il Fuggiasco  -relata sus años como prófugo de la justicia italiana y dio a pie a su carrera narrativa- y Hasta nunca, mi amor -la primera en llegar al mercado español, que ahora publica Emecé-, han sido llevados al cine con gran éxito. Éste es el motivo por el que, según cuenta a Público, ve su caso "con cierta distancia".

 

Sin embargo, no rehuye las preguntas sobre el tema.  "Tengo claro que todo aquello se debió a un perjuicio político, ya que yo fui el primer militante de izquierdas procesado", analiza. Un chivo expiatorio en un momento en el que la política italiana se vivía con una intensidad extrema. Sólo dos años después del arresto de Carlotto, sería asesinado el presidente Aldo Moro.

 

Su proceso incluyó hechos como no analizar durante años un pelo que se encontró entre los dedos de la víctima. "Cuando en 1988 se decide hacer la prueba de ADN, resulta que aquel pelo que me hubiera dado la libertad

desaparece", cuenta Carlotto, incidiendo en que, precisamente, los avances tecnológicos existentes hoy hacen posible que no se vuelva a producir un caso como el suyo.

 

Pero a Carlotto, los años que pasó en prisión por un asesinato que no cometió le han pasado factura. En dos vertientes, la literaria y la política. En relación con la primera, la evidencia es latente: todas sus novelas giran en torno al crimen, y muestran un sistema judicial corrupto y lleno de fallos. "Supongo que sí que me ha afectado todo lo que me pasó, pero de todas maneras yo escribo sobre crímenes, porque lo que pretendo es reflejar la sociedad italiana, que está totalmente corrupta y precipitándose al vacío. Italia ahora mismo es un país que no funciona", se excusa el escritor.

 

En estas palabras, sale su vena política. La que le hizo militar en la izquierda en su juventud y que hoy en día le acerca más a los movimientos antiglobalización. "Es que hoy es muy difícil militar en un partido. Incluso votar. Yo creo que no voy a hacerlo porque la izquierda tiene un poder insignificante", advierte. Y sabe que la próxima semana será elegido otra vez Silvio Berlusconi, "el rey del populismo en un país cuya perfecta metáfora es la basura que se almacena día a día en las calles  de Nápoles", zanja Carlotto.

 

 

  

 

NOVELA NEGRA



Carlotto descubre en "Hasta nunca, mi amor" la "nueva mafia" italiana


Agencia EFE  Miércoles, 2 de abril 2008


 

Massimo Carlotto, un escritor de novela negra que protagonizó un famoso caso de corrupción policial en Italia, acaba de publicar en español "Hasta nunca, mi amor", una obra de ficción "política y de denuncia" en la que se desgranan los entresijos de "la nueva mafia" del noroeste del país transalpino.

 

El protagonista de la historia, Giorgio Pellegrini, es un activista de extrema izquierda que huye de la Italia de los setenta tras matar a un guardia de seguridad en un intento de atentado.

 

Después de un exilio de veinte años en París y la guerrilla de Hispanoamérica, vuelve a Italia con la inquebrantable voluntad de convertirse en un prohombre, cueste lo que cueste.

 

"Mi biografía no tiene nada que ver con este personaje", ha declarado hoy a Efe Carlotto, que también militó en la extrema izquierda y tuvo que exiliarse en los años setenta.

 

"Digamos que es un personaje real, resumen de cuatro o cinco personas que yo he conocido y cuya historia he querido contar", ha afirmado el autor.

 

Considerado por la crítica como uno de los mejores autores italianos de novela negra, Carlotto (Padua, 1956) habla en este libro de "la nueva criminalidad de Italia, que ha conseguido infiltrarse en una parte de la sociedad honesta y que hoy ya forma parte del sistema".

 

"Hay un motivo para contar esto", avisa el escritor italiano. "En Italia ya no existe el periodismo de investigación -afirma Carlotto-, así que nadie habla de la evolución y las transformaciones de la criminalidad".

 

Por las páginas de "Hasta nunca, mi amor" desfila una espectacular caterva de personajes, reflejo de la realidad criminal del país transalpino: policías corruptos y asesinos, ex combatientes kosovares, terroristas refugiados, prostitutas esclavizadas, políticos sin escrúpulos y viudas de mafiosos desesperadas.

 

La viuda del jefe de la mafia "es un personaje que conocí en un club nocturno de Italia", confiesa Carlotto. "Es auténtica. Era la viuda de un jefe muy importante del crimen organizado de Milán y era extraordinaria, porque, a pesar de que ella no era joven, era cortejada por muchos de los jóvenes jefes, precisamente por su pasado".

 

El "caso Carlotto" cuenta con 11 procesos y 86 juicios. Massimo, miembro de una organización de extrema izquierda llamada Lotta Continua, fue acusado de asesinato a sus 19 años y pasó seis en prisión y cinco prófugo, antes de ser extraditado de nuevo a Italia.

 

En 1993 fue indultado después de que se realizara un análisis de ADN a una de las pruebas. El autor de "Hasta nunca mi amor" sigue manteniendo que "aquel crimen fue una trampa que le tendieron los fascistas y la policía".

 

El próximo trabajo de Carlotto, que bebe de la tradición literaria de Andrea Camillieri pero pertenece al movimiento "negro Mediterráneo", es de salida inminente en Italia y trata sobre un grupo de cristianos que se convierte al Islám en Argelia, "algo extraño para lo que ha sido mi producción, pero un caso muy interesante que la Iglesia ha mantenido oculto".


 

 

 


Comentarios