Mi?rcoles, 16 de julio de 2008
Publicado por negraycriminal @ 17:55
Comentarios (0)  | Enviar







A QUEMARROPA
miércoles, 16 de julio de 2008

 

 

Marc Behm: aullidos Justicia.

 

 

Cada año, cada edición, la Semana

Negra, a través de su equipo directivo, siente la

necesidad de poner las cosas en su sitio, de resarcirse

de una vez por todas injusticias del pasado.

En la tarde de ayer la vendetta literaria estuvo

dedicada a Marc Behm, en palabras de

Paco Ignacio Taibo II él ha sido la mayor figura

literaria del género negro del siglo XX.

Inteligente, desconcertante, capaz de despistar

al lector. Marc era un personaje muy singular.

La venganza ya estaba realizada. La Semana

Negra consiguió en esta edición de 2008 editar

una serie de relatos cortos que hasta la fecha no

se habían traducido al castellano y que el autor

escribió para el volumen Ladrar a la luna, en

2003. Y no sólo eso, sino que ayer se pusieron

1.000 ejemplares del libro Aullidos a disposición

del público asistente a la Carpa del Encuentro.

Aullidos traducido por Lourdes Pérez, pasará a

tener lugar privilegiado en las bibliotecas de los

amantes del género negro. 102 páginas para el

recuerdo, 13 cuentos cortos para leer y releer,

para descubrir a uno de los grandes.

Taibo II, Eduardo Monteverde, Paco

Camarasa y Alejo Cuervo se sentaron ayer sobre

la tarima de Poniente para dar un poco de

luz, para alumbrar la vida de Behm el enigmático.

Nacido en Nueva Jersey en 1925, encontró

en la familia negra gijonesa toda una legión de

defensores, casi de adeptos. Como asegura el

Director de la Semana Negra en el libro homenaje,

Behm era un innovador que rompía los géneros

haciendo buena la frase de Manuel

Vázquez Montalbán de que si algún sentido tenía

practicar la literatura de género era llevarla

a los límites y violarlos. Behm era un brillante

provocador, un antipuritano fervoroso. La decisión

de Taibo II, el compromiso de Ángel de

la Calle y el trabajo de Lourdes Pérez se unieron

para obrar el milagro. Durante la charla

Taibo II preguntó a la audiencia cuántas de las

personas presentes habían leído La mirada del

observador, una de las grandes obras de Behm.

Sólo cuatro manos señalaron al cielo. Desde

ayer, serán mil más lo que se acerquen a la literatura

del norteamericano.

Paco Camarasa, veterano librero, propietario

de Negra y Criminal, recomendó a los presentes

que lo leyeran. Con su lectura los libreros

tendremos más fácil hacer nuestro trabajo porque

estoy seguro que les gustará, dijo.

Asimismo, Monteverde relató que Behm es el

autor más impresionante que me ha descubierto

Taibo II. Su mirada va más allá del enigma,

creo que mantiene una obsesión interesante por

la misoginia y la adolescencia. Alejo Cuervo,

antes editor, también quiso recomendar la lectura

y celebrar la edición. Para Cuervo La mirada

del observador bien merece todos los reconocimientos

posibles.

En los últimos años Taibo II quiso que

Behm viniera a Gijón, a la Semana Negra.

Taibo II recordó cómo le conoció en un café del

barrio parisino de Saint Germain. Según el director

de la Semana Negra se trataba de un tipo

muy normal, delgado, de sonrisa triste. Durante

los últimos siete u ocho años Behm siempre encontró

una excusa para quedarse en París, primero

por la enfermedad de su mujer y después por

la suya. Así y todo, Taibo II logró, sin esperarlo,

escribir una obra a medias, la ya citada

Ladrar a la Luna. Después de aquello, siguió intentando

que el de Nueva Jersey pisara la

Semana Negra. No pudo ser. El año pasado, en

julio, tras la edición número 20, falleció en

Francia, y su muerte tuvo poca resonancia mediática.

Los Aullidos ayer se escucharon en la

Semana Negra y Behm quedará retratado para

los restos en la memoria de aquellos que conseguirán

leerle. Behm no pudo venir, otra vez, pero

sí estuvo.

 

 

 

J. E. T




Comentarios