Mi?rcoles, 21 de enero de 2009
Publicado por negraycriminal @ 12:22
Comentarios (0)  | Enviar

 

Este año BCNegra comienza en Madrid. El más madrugador de los actos del programa de BCNegra se hará el próximo lunes día 26 de Enero, en el Centro Cultural Blanquerna, en la Calle Alcalá 44 de Madrid. A las 19 horas, Paco Camarasa, el librero, hablará de : Con Franco esto no pasaba. Novela negrocriminal y democracia en España. Presentado por Alfonso Mateo-Sagasta. Anótense la cita, y podremos hablar de Vázquez Montalbán, Sofico, las prótesis, los besos de amigo, los sudacas infiltrados, Moriarty, y más cosas de nuestro género preferido.

 

Y parece ser que ya están dando los últimos retoques y en unos días les podremos mandar el programa de BCNegra. Repetimos que las fechas serán entre el 2 y el 7de Febrero, pero siempre, el viernes anterior, en la Biblioteca Jaume Fuster, se inaugurará una exposición. Este año dedicada a Pedro Victor Debrigode, más conocido por sus lectores como Peter Debry, entre otros muchos seudónimos. Uno de esos novelistas de “ a duro”,  de las novelitas de quiosco, que con letra pequeña, muy pequeña, nos hablaba de lugares exóticos como Nueva York o Manhattan.

 

Ya saben que ayer día 19 fue el 200 aniversario de Edgar Allan Poe, el fundador de la novela policíaca. Somos lectores de un género con fecha de nacimiento, pero sin fecha de caducidad, estamos convencidos. En Abril de 1841, un detalle por su parte  para poder festejar el 23 de Abril en Las Ramblas, la revista Graham´ s publicaba Los crímenes de la calle Morgue, y se leía por primera vez el nombre de Auguste Dupin, detective. Y por su culpa, entre otras muchas situaciones y personas, ustedes y nosotros estamos aquí. Igual no han leído aún Los crímenes de la calle Morgue. Nosotros le sugerimos que lo hagan en la edición de Seix Barral, La trilogía Dupin, con traducción de Julio Cortazar.

 

Pero ayer también fue el aniversario de dos autores que muestran la riqueza y diversidad de un género vivo como el nuestro. En 1921, nacía Patricia Highsmith, momento para leer, por ejemplo la  eternamente  moderna Extraños en un tren; y en 1954, nacía Thierry Jonquet, uno de los autores más representativos de la novela negrocriminal francesa postMayo del 68. Y quedan pocos ejemplares de Ad vitam Aeternam y Tarántula. Después pasarán al limbo de los incontrables y descatalogados.

 

El Premio L´H Confidencial ya tiene ganador: Julián Ibañez y su El baile ha terminado. En Marzo, podrán leer este baile que trascurre en Bilbao, publicado por Roca Editorial. El Premio lo convoca el Ayuntamiento de l´Hospitalet y Roca Editorial.

 

Más buenas noticias. El ministro de Justicia de Brasil, ha decidido otorgar asilo político a Cesare Battistti. Un autor que,fuera de toda lógica sigue sin ser traducido al castellano.  Y nuestra alegría reconoce el coraje y la persistencia del valor cívico y solidario de Fred Vargas.

 

Seis meses ya y no hay nueva novela de Andreu Martín. Y la metadona no sirve para esta adicción.

 

¿ Les gusta Brassens? ¿sienten nostalgia cuando oyen el Ne me quitte pas, de Jacques Brel?.¿ recuerdan ese pedazo de película que es el Rififi, de Jules Dassin?

Pues vayan rápido a una librería ( no creemos que esté en las grandes superficies pasteurizadas y desnatadas )  y regálense Niebla en el puente de Tolbiac, de Leo Malet, editado por Libros del Asteroide, y con nueva traducción de Luisa Feliu.

 

Ambientada en el París de los años cincuenta –en un país sacudido por los ecos de la guerra de Argelia y que se está recuperando todavía de la segunda guerra mundial–, es la historia de un atentado anarquista no cometido y de ideales revolucionarios traicionados. Abel Benoit, un viejo anarquista, muere en el hospital tras ser víctima de una misteriosa agresión, pero antes de su muerte consigue ponerse en contacto con el detective privado Nestor Burma, quien emprenderá una investigación que le llevará a recordar su adolescencia de joven libertario perdido en el París de entreguerras. Y comprobará que a veces el pasado es un hueso duro de roer.

 

Se lee en una tarde que pasará volando. Se puede acompañar de coñac, armañac o calvados, mientras suenan Yves Montand, Edith Piaf o Leo Ferré. Y después de leerlo hagan funcionar el boca a boca. Ojalá que se venda, de ustedes y nosotros depende, y el editor siga dándonos más novelas de Nestor Burma.

 

 

Gaza se escribe con G. Como Gernika.

 

 

 

Saludos negrocriminales y buena lectura





Comentarios