Mi?rcoles, 04 de febrero de 2009
Publicado por negraycriminal @ 10:14
Comentarios (0)  | Enviar





La ciudad negrocriminal

Sergi Doria

 

Abc.es  03-02-09

 

 

La inauguración de la plaza Manuel Vázquez Montalbán, en la confluencia de la calle San Rafael con Rambla del Raval -cerca de donde cayó el Noi del Sucre y del restaurante Casa Leopoldo- inaugura hoy oficialmente la semana más negra de Barcelona. Homenajes al semanario «El Caso» y autores como Michael Connelly (Premio Pepe Carvalho e inspirador de Eatswood en «Deuda de sangre», Sue Grafton (y sus asesinatos alfabéticos) o el perseguido Roberto Saviano aderezan la agenda de la ciudad negrocriminal, con Paco Camarasa de alcalde literario en su librería de la Barceloneta.

Los informativos nos recuerdan cada minuto que la crisis puede hacer de nuestras vidas una serie negra. Si la curiosidad es el mágico aditivo que evita caducar humanamente antes de hora, el género negro, criminal o policial sustancia las lecturas más adictivas. La indagación detectivesca propulsa en periodismo las mejores muestras del gran reportaje; el divulgador capaz de desvelar tramas como capas de cebolla nos reconcilia con la Historia.

La novela negrocriminal es, en estos momentos, la vedette editorial. Mondadori presenta esta semana su colección Roja y Negra; RBA celebra cada septiembre su premio internacional de serie negra que recayó en su segunda edición en Andrea Camilleri con «La muerte de Amalia Sacerdote», novela siciliana al modo del maestro Sciascia sobre las «relaciones peligrosas» de la política, la mafia, los medios de comunicación y la justicia.

De tierras napolitanas proviene Roberto Saviano, autor de «Gomorra», denuncia de la Camorra que le ha condenado al ostracismo y que ahora amplía con «Lo contrario de la muerte». En tierras catalanas, los Vázquez Montalbán y González Ledesma están cada vez mejor acompañados por autores de nueva generación: Teresa Solana, Jordi de Manuel o Jordi Cervera, modelo de bloguista cultural y ganador del premio Edebé de novela juvenil con «La mort a sis vint-i-cinc», un doble asesinato que golpea a un jugador de la NBA y demuestra «qué bonita es Badalona» para urdir intrigas.

Como la buena lectura no conoce fronteras todos estamos enganchados a las novelas póstumas del sueco Stieg Larsson; a esa trilogía Millenium que protagoniza una extraña pareja: el periodista económico Mikael Blomkvist y la hacker anoréxica Lisbeth Salander. «Los hombres que no amaban a las mujeres» y «La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina» demuestran a italianos, franceses y españoles que la armonía nórdica encubre un competitivo imaginario criminal.

No sabemos si Barcelona es la ciudad más negra, pero la tozuda realidad parece demostrarlo cuando efectivos policiales detienen al capo camorrista Zazo en los aledaños de la Sagrada Familia. Y hablando de crónica negra a la italiana. ¿Recuerdan el asesinato de Vaccarizzi de un tiro en la entreceja cuando asomaba por la ventana de su celda en la Modelo?

 

 

 

 

 

 


Comentarios