Viernes, 20 de marzo de 2009
Publicado por negraycriminal @ 12:52
Comentarios (0)  | Enviar


Los días son más largos, el barrio ( La Barceloneta ) huele más a mar, las sonrisas son también más alargadas. Nos gusta la primavera. Y este año, que cae en sábado, nos gusta celebrarla con los mejillones y el vino de cada sábado, pero sobre todo con Cristina Fallarás y su nueva novela: Así murió el poeta Guadalupe, editada en Alianza. Les sugerimos que se acerquen por La Barceloneta, echen un vistazo al mar, y se vengan a compartir con nosotros la celebración de una buena, corta y contundente novela.

 

A la redacción de un periódico llega una grabación. Se trata de una entrevista a la que alguien ha borrado las preguntas, probablemente la propia entrevistadora. Lo que queda es una voz femenina recluida en un sanatorio mental. Desde allí narra su encuentro durante los últimos años del franquismo con un grupo de poderosos sudamericanos que desembarcan en aquella España gris con unos aires mundanos que deslumbran a la narradora. Sin embargo, pronto queda claro que detrás del brillo de los visitantes, su poesía, sus boleros y sus maravillosas mujeres, late la muerte. Y la tortura. Algo a lo que no es ajeno el gobierno franquista.

 

Y les proponemos que cuando terminen de leer esta carta le den al responder y nos pidan un libro dedicado. Será de aquellos libros, que dentro de unos años, cuando le expliquen a alguien su rincón de libros especiales, recordarán la dedicatoria.

 



Mañana sábado, en el club de lectura de Olessa de Montserrat, en la Biblioteca, a las 11 h., el libro a comentar será Llàgrimas de jirafa, de Alexander McCall Smith. El lunes, dia 23 en el club Brigada 21,a las siete de la tarde, aquí en la librería, La Bestia, de Anders Roslund y Börge Hellström. Es una muestra de la amplitud y diversidad de nuestro género: de la sonrisa que nos produce McCall Smith, al escalofrío y reflexión que nos provoca una novela desgarradora, intensa y realista como La Bestia. Y como consigue en no caer en la demagogia y en el tópico fácil.

 



Si les mencionamos a Edith Mary Pargeter, quizá no les suene mucho, pero seguro que les suena Ellis Peters que era uno de los seudónimos que utilizaba. Con él, creo a un simpático y perspicaz monje: Fray Cadfael. Que nosotros sepamos, se tradujeron hasta veinte novelas protagonizadas por Fray Cadfael. Como quiera que no se vendía lo suficiente, el peor pecado que un libro o un autor pueden cometer, fueron condenados a la guillotina y al infierno de los descatalogados. Desde hace años vamos por los mercados buscando títulos de Ellis Peters. La excelente noticia es que un pequeño editor, Pamies, reedita la primera de ellas: Un dulce sabor a muerte. ¡ Qué sería de los buenos lectores sin los buenos editores!

 



Dorothy L. Sayers
, afortunadamente recuperada por Lumen, era una  de las autoras  que elogiaba a una autora  no muy conocida: Georgette Heyer, de la que han traducido al castellano dos de sus novelas negrocriminales: Aquí hay veneno y Muerte en el cepo.


Cristina Fernández Cubas fue la ganadora del Premio Salambó. Les recordamos lo que les decíamos de su libro:”Si quieren saber lo que el castellano puede dar de si, en manos de una encantadora de palabras, no lo duden regálense o háganse regalar Todos los cuentos, de Cristina Fernández Cubas, editado por Tusquets.

 



Lucien Renchon
es un ciudadano respetado por todos, acostumbrado a una vida sin grandes sorpresas pero una tarde de diciembre, su casa se ve sacudida por un crimen. Un crimen pasional en apariencia...Por esos mismos días, y despues de una larga ausencia, Georges Simenon está de regreso en Lieja .... Cinco tardes con Simenon, del novelista colombiano Julio Paredes, editado por Norma, en Bogotá, en su colección Literatura o muerte.




“Un cuento que te hace sentir la impotencia y el miedo de la victima atrapada. Estupenda la escena del violador al otro lado de la puerta”.
Es la opinión de Rosa Montero a uno de los relatos que conforman la novela Codex 10, de Eduard Pascual, editada por Roca editorial.

 

Saludos negrocriminales y buena lectura




 


Comentarios