Mi?rcoles, 15 de julio de 2009
Publicado por negraycriminal @ 16:54
Comentarios (0)  | Enviar


Años setenta...

" Los norteamericanos querían dispersar a los hombres de Sinaloa. Quemar nuestras tierras y ahuyentarnos. Pero el fuego que consume también deja sitio para una nueva cosecha. El viento que destruye también envía la simiente a la nueva tierra. Si quieren dispersarnos, así sea. Estupendo. Nos dispersaremos como las semillas de la manzanita, que crece en cualquier suelo. Crece y se esparce. Yo digo que nos esparzamos como los dedos de una sola mano. Yo digo que, si no nos dejan quedarnos en nuestra Sinaloa, nos apoderaremos de todo el país."

El poder del perro , Don Wilson



El Peródico 15/7/09

SANGRIENTA OFENSIVA DE UN CLAN MAFIOSO

TONI CANO / MÉXICO



 
La detención de un narco desata una brutal venganza en México

• Los cadáveres de 12 policías aparecen maniatados en una cuneta de Michoacán

 

• El cártel de La Familia asalta varias comisarías y el cuartel general del Ejército

 

La guerra del narcotráfico deja a diario en México un parte de muertes y atrocidades, sobre todo cuando son los cárteles de la droga los que protagonizan la contraofensiva. Ayer, los cuerpos de 12 policías, 11 hombres y una mujer, aparecieron torturados, con las manos atadas a la espalda y el tiro de gracia en la nuca, tirados en una autopista del estado de Michoacán junto a un mensaje conminatorio: «Para que vuelvan a venir por otro...» La mafia de La Familia llevaba dos días vengándose por una detención, atacando comisarías y matando uniformados como si cazara conejos.

Solo la autopista se llama Siglo XXI. Lo demás es una mezcla espantosa de la miseria secular y el México más bronco con el negocio del tráfico de drogas, la violencia más horripilante y cierto fundamentalismo religioso. La Familia se engrosa con jóvenes drogadictos redimidos que cambian de placeres: el pico es oprimir el gatillo. Y La Familia que se apellida Michoacana muestra estos días su enojo porque el sábado le detuvieron a su operador internacional, Arnoldo Rueda, alias La Minsa, el jefe que sigue a los capos del cártel.

 

LA CÓLERA DEL NARCO / Con ese alias, que quiere decir harina de maíz, debe ser un tipo sensible; La Minsa alzó la cara al cielo y lloró cuando la policía lo presentó a la prensa tras su captura. Por jefes así, se montan rescates espectaculares, se vacían si es necesario cárceles enteras o se muestra la cólera del narco. La Familia intentó arrebatárselo a la policía en medio de una batalla con armas de grueso calibre y granadas. Como no lo logró, sus sicarios se lanzaron a una procesión macabra por las carreteras de Michoacán y atacaron media docena de comisarias. También mostraron que su poder rebasa ese estado al tirotear comisarías de los estados de Guanajuato y Guerrero. Mataron a cinco uniformados e hirieron a una veintena.

Además, en su mayor ofensiva contra las autoridades, La Familia apuntó directamente al Ejército. Michoacán, estado natal del presidente Felipe Calderón, fue el primero en ser ocupado por los soldados cuando el mandatario accedió al poder, en diciembre del 2006, y declaró la guerra al narcotráfico. Pero el improvisado cuartel general de las fuerzas federales en Lázaro Cárdenas –el puerto adonde llegan la cocaína y la efedrina para hacer drogas sintéticas– se encuentra en el Hotel Sol del Pacífico. Así que el hotel recibió lunes y martes largas descargas de fusiles de asalto y granadas de fragmentación y quedó como un coladero, con dos militares gravemente heridos.

 

FUEGO GRANEADO / El parte diario de la guerra del narcotráfico se completa con novedades en frentes tan impensados como el centro histórico del puerto de Veracruz. La tarde del lunes (noche en España) fue el escenario de una persecución y un enfrentamiento entre policías y sicarios en el que se contaron más de 20 minutos de fuego graneado.

 

 

 


Comentarios