Viernes, 06 de noviembre de 2009
Publicado por negraycriminal @ 13:44
Comentarios (0)  | Enviar

 

ENTREVISTA CON EL ESCRITOR LEONARDO PADURA
El Periódico 4/10

"Leonardo Padura: "El asesinato de Trotsky fue el fin de la utopía"

El cubano Leonardo Padura acaba de presentar su novela más ambiciosa y elogiada, ‘El hombre que amaba a los perros’

ELENA HEVIA, Barcelona


Pocos cubanos –de los que aún viven en la isla– tienen tanta proyección internacional como Leonardo Padura (La Habana, 1955). El autor ha aparcado sus novelas policiacas para crear un ambicioso fresco histórico sobre Trostki y su asesino, Ramón Mercader, con El hombre que amaba a los perros (Tusquets).

 

–¿Qué símbolo encierra la muerte de Trotski?

–El crimen fue el punto de no retorno, el fin de la utopía de una sociedad de iguales. Y además, un acto totalmente inútil. Trotski, exiliado en México, ya no tenía seguidores.

 

–Pero seguía escribiendo.

–Y eso le hacía peligroso. Trotski, a quien llamaban la pluma, utilizaba la escritura para seguir en el centro del debate intelectual. Él es, por ejemplo, uno de los primeros que advierte del peligro del nazismo.

 

–Y entonces entra en escena enarbolando el piolet el catalán Ramón Mercader, sicario de Stalin.

–Se trataba de contraponer a un hombre sin historia que entra en la historia con otro que en cambio es todo historia.

 

–Y ha colocado a Cuba en el epicentro de esta superproducción literaria con tantas localizaciones.

--Mercader vivió allí los últimos años de su vida y eso me ha permitido traer esa historia a Cuba. A partir de la caída de la URSS, la realidad cubana, con sus estrategias de supervivencia, la corrupción y su oportunismo político, prácticamente todos los escritores de la isla se vuelcan en ella. Mis novelas del detective Mario Conde tienen que ver con eso.

 

–Una novela sobre Trotski, la bestia negra del estalinismo, no se hubiera podido escribir hace unos años.

--No en los 70 y los 80, pero sí a partir de la apertura cultural que se produce después. También es cierto que solo a partir de entonces se hicieron públicos los archivos de la URSS, con lo que es posible tener una idea más completa de lo que ocurrió.

 

El hombre que amaba los perros es Mercader. ¿Ha intentado humanizar al asesino?

–No se puede comprender racionalmente al personaje porque se preparó para el crimen, ocultó su identidad en función de una ideología que lo pervirtió. Incluso los asesinos más terribles tienen su lado humano y yo intento acercarme sin dejar de mostrar sus aspectos más macabros.

 

--¿Y perdonar?

–Cuando te enteras de que un terrorista repite durante días y días versículos del Corán empiezas a entender. Pero la comprensión es una cosa y el perdón, otra.

 

--¿Qué cosas han cambiado en la Cuba de Raúl Castro?

–La palabra cambio, que antes era anatema en Cuba, se utiliza hoy con normalidad. Las cosas han cambiado pero no con la rapidez o la profundidad que muchos desearían para que la sociedad cubana sea competitiva. La crisis económica y los devastadores huracanes no han ayudado al Gobierno.

 

–¿Y la esperanza de Obama?

--Es solo una esperanza. Respecto de la política exterior con Cuba, Obama ha llevado la situación a los tiempos pre- Bush, lo cual es significativo pero no esencial.

 

--¿El concierto de Juanes es un indicativo de algo?

–Vamos a suponer que un 10% de los que acudieron haya sido inducido, pero estamos hablando de casi un millón de personas emocionadas por poderse asomar a esa ventana al mundo. Y Cuba necesita ponerse al ritmo del mundo.

 

 

 


Comentarios